An-Orthodox-Catechism-Hercules-Collins-Cover1


Lo siguiente es una traducción de las preguntas 72 y 73 del Catecismo Ortodoxo escrito por el pastor Hercules Collins, uno de los pastores bautistas reformados quien firmó la Confesión Bautista de Fe de Londres 1689.  Se puede ver desde su argumento para el bautismo de creyentes y su argumento en contra del bautismo de infantes que su argumento viene desde su teología del pacto, específicamente su posición sobre el pacto Abrahámico y el Pacto de Gracia:

  • Q.(Pregunta) 72 ¿Puede la semilla infante de creyentes bajo el evangelio ser bautizados así como la semilla infante de Abraham bajo la ley fue circuncidado?

(Respuesta) No.  Abraham tuvo un mandamiento a esa hora de Dios para circuncidarle a su semilla infante, pero creyentes no tienen ningún mandamiento para bautizar su semilla infante bajo el evangelio. (a)

(a) Génesis 17:9-12.

  • Q.(Pregunta) 73 ¿Por qué algunos dicen que los infantes de creyentes están en el pacto de Gracia con sus padres, porque no pueden ellos ser bautizados bajo el evangelio, así como la semilla infante de Abraham fue circuncidado bajo la ley?

(Respuesta) Por afirmar que los infantes  de creyentes están en el pacto de Gracia, ellos deben querer decir del pacto de Gracia absolutamente considerado, y si es así, entonces no hay ningún total ni final apostasía de cualquier semilla infante de creyentes del pacto, pero entonces todos necesitan ser salvos (a).

(a) Jeremías 32:38-40; Juan 10:28.

O, ellos necesitan significar condicionalmente, que cuando crecen a su edad de madurez, entonces por fe verdadera, amor, y santidad de vida, agarrando el pacto de Gracia de Dios, tendrán sus beneficios.  Si eso es su significado, entonces ¿Qué beneficio espiritual tiene la semilla infante  de los incrédulos, si ellos  viven hasta años de madurez, y por fe verdadera  y amor agarran  el pacto de Dios?  Además, ¿No pertenecería el sello del pacto  tanto como a los hijos de los incrédulos como los hijos de creyentes?  Sí, porque la semilla infante del incrédulos a veces llega a aceptar el pacto de Dios, y la semilla infante del creyente no lo hace; tantas veces como eso es visto para la tristeza de muchos padres piadosos (b).

(b) Isaías 56:3-8; Juan 3:16; Hechos 10:34-35.

Suponga toda la semilla infante de creyentes  estuvieran absolutamente en el pacto de Gracia; pero creyentes bajo el evangelio no deberían bautizar su semilla infante más que Lot circuncidó  su mismo y su semilla infante, si tuviera varones así como hembras, aunque Él fue relacionado al Abraham, un creyente, y en el pacto de Gracia, porque la circuncisión fue limitado al Abraham y su familia inmediata.  Si la semilla infante de creyentes estuviera absolutamente en el pacto de Gracia, nosotros traeremos infantes a la Cena del Señor porque las mismas cualificaciones son requeridas al necesario desempeño del bautismo así como la Cena del Señor (c).

(c) Hechos 2:41-42.

El pacto Abrahámico tuvo dos partes

Primero, un componente espiritual, lo cual consiste por Dios prometer ser un Dios a Abraham y todo su semilla espiritual en una manera particular (d), si fueran circuncidados o no, quienes creyeron como Abraham el padre de la fe creyó (e).  Y eso fue significado por Dios aceptar así como su gente los cuales no son de la semilla de Abraham, sino comprados por su dinero, y esta promesa fue sellado a Abraham por la circuncisión, que por medio de Jesucristo (quien Isaac tipificó) los gentiles, los no circuncidados quienes creyeron (f), deberían tener la fe considerado por justicia, como Abraham fue antes de ser circuncidado (g).

(d) Génesis 17:19,21; 21:10; Gálatas 4:30.
(e) Hechos 2:39; Romanos 9:7-8.
(f) Gálatas 3:16, 28-29.
(g)  Romanos 4:9-14.

Segundo, esta promesa fue compuesta de un componente temporal.  Por eso, Dios prometió que la semilla de Abraham debería disfrutar la tierra de Canaán, y tuvieron suficiente bendiciones externas (h), así que Él selló esta promesa por la circuncisión (i).  La circuncisión también distingue los judíos como el pueblo de Dios desde todas las naciones de los gentiles, cual hasta ahora no fueron la semilla de Abraham.  Pero cuando los gentiles llegaron a creer y por la fe llegaron a ser el pueblo de Dios así como los judíos, entonces la circuncisión, la marca de distintiva, paró.  Las marcas distintivas de ser los hijos de Dios ahora son la fe en Cristo y la circuncisión de la corazón (j).  Por lo tanto, cualquier pretexto podrá ser para bautizar los infantes de creyentes no vale nada, sea su ser en la semilla de creyentes, su ser en el pacto, o que la semilla infante de Abraham, un creyente, fue circuncidado.  La circuncisión fue limitada también hasta el octavo día, y cualquier pretexto podría ser hecho, no fue hecho ni antes ni después.  La fue limitado a los varones, quienes si el bautismo llego en lugar de la circuncisión y fue el sello del pacto de Gracia bajo el evangelio, como la circuncisión fue bajo la ley, nadie pero los varones deben ser bautizados.  Así como bajo la ley la circuncisión tuvo reglas particulares, también la fue bajo el evangelio con respecto al bautismo.  Estas regulaciones con respecto al bautismo depende solamente sobre la voluntad del legislador, aquel Profeta a quien nosotros haríamos bueno para escucharlo (k).  Él decide  sobre quien, cuando,  y como el bautismo debería ser administrado.

(h) Génesis 12:6-7; 13:15-17; 15:16, 18.
(i) Génesis 17:8-11.
(j) Juan 1:12; Romanos 2:28-29; Gálatas 3:26-28; Filipenses 3:3.
(k) Hechos 3:22.


Artículo publicado originalmente:
Un Argumento bautista reformado para el bautismo de creyentes & la naturaleza dicotómica del Pacto Abrahámico


Anuncios