Mientras que todos los teólogos pactuales paidobautistas que he leído están, de corazón, de acuerdo en que no hay un mandato positivo de bautizar a los infantes del pacto, ellos citan lo que puede haber un número impresionante de perlas individuales que pueden ser engarzadas juntas como un hermoso y unificado collar. Este es el principio de la hermenéutica llamado “inferencia buena y necesaria”.

¿Cuáles son, entonces, las perlas en la cadena?

  • Primera Perla: La teología del pacto del Antiguo y Nuevo Testamento.
  • Segunda Perla: La relación entre la circuncisión y el bautismo.
  • Tercera Perla: Los textos de prueba sobre el bautismo.
  • Cuarta Perla: La actitud de Jesús hacia los niños.
  • Quinta Perla: La santificación de los hijos de los creyentes.
  • Sexta Perla: La disociación del bautismo de Juan y el bautismo cristiano.
  • Séptima Perla: El argumento del silencio.
  • Octava Perla: El argumento de la expansión de las bendiciones.
  • Novena Perla: El testimonio de la tradición.

Al examinar cada una de las perlas de la cuerda, me he llevado, en el mejor de los casos, un collar de joyas descoloridas y desaparecidas. En realidad, confieso que me queda una cuerda vacía llamada “inferencia buena y necesaria” que no me sirve para mostrar la belleza del bautismo cristiano. Es un cordel de hilo alrededor del cuello de una princesa.
No puedo construir mi doctrina sobre una cuerda vacía. Por lo tanto, acepto la única perla invaluable del bautismo de discípulos y la llevo en mi mano como señal de mi matrimonio con Cristo.


DESCARGAR PDF

Anuncios